Inicio > Blog > Reseña historica. Justino Martir

Reseña historica. Justino Martir

Durante la historia de la iglesia cristiana, encontramos muchos individuos que no solo aportaron a la iglesia con sus escritos, sino que también con su vida. Justino Mártir, fue uno de los cristianos primitivos que nos dejaron un gran legado a seguir.

Justino Mártir nació alrededor del año 100, y murió en martirio por el año 165, por eso de su sobrenombre, mártir. Sus padres fueron paganos, y nació en Flavio Neapolis, la que antes se conocía como Shequem, en Samaria. De joven estudio filosofía desde una temprana edad, que incluyo el estoicismo, Aristotelismo, Pitagorismo y Platonismo. Justino Mártir se preparo muy bien en la filosofía del mundo, por lo tanto, era el mejor en poder opinar y comparar las diferencias y similitudes entre la filosofía pagana y su nueva fe cristiana.

Su conversión fue el resultado de una conversación con un anciano. El hecho de que Justino siempre quiso saber la fuente de la verdad, lo llevo a indagar mas sobre el cristianismo, y a su conversión alrededor del año 132.

Dado a su instrucción filosófica, fue de ciudad en ciudad predicando su nueva fe, pero también defendiendo su fe en contra de las ridiculeces que las demás filosofías o creencias hacían del cristianismo.

Tenemos que tomar en cuenta que Justino no rechazo la filosofía, sino que hizo una filosofía cristiana. Ya en sus tiempos Justino tenia oposición de hacer uso de la filosofía para poder contrarrestar los argumentos en contra del mismo cristianismo. En los tiempos de Justino, ya habían dos bandos marcados en el Cristianismo. Uno, liderado por Tertuliano, el que dijo la frase famosa, “¿Que tiene que ver Atenas con Jerusalén? ¿Qué tiene que ver la academia con la Iglesia?”. Esto era en rechazo a todo lo que tenia que ver con el paganismo, pero en especial, con la filosofía. Tertuliano dijo tal cosa porque el vio que muchas de las herejías en sus días, surgían pues querían o pretendían combinar el paganismo con la Biblia.

Justino, el líder del otro bando, veía por otro lado, muchos puntos en común con la Filosofía pagana. Por ejemplo, los mejores filósofos hablaban de un ser supremo de donde venían todas las cosas, y fue a esto a que Pablo apelo en el Areópago en Atenas, cf. Hechos 17:25-26. Sócrates y Platón, por ejemplo, creían que había vida después de la muerte. Platón sabia que habían realidades mas allá que las del mundo presente. Justino no siempre estuvo de acuerdo como los filósofos paganos conceptualizaban algunas cosas, como por ejemplo Platón conceptualizaba la vida eterna basada en la inmortalidad del alma, mientras que el Cristianismo enseña que esta vida eterna será experimentada en carne y hueso, por medio de la resurrección.

En otro punto que Justino vio en común fue en el uso del logos o razón. Tanto el apóstol Juan, como el filosofo Judío Filón, habían usado ese concepto para explicar a Dios, en especial Juan, quien se lo aplico a Jesús. Los Griegos consideraban el Logos como la inteligencia que creo y existía en el universo. Toda verdad que se descubría, era porque el Logos lo revelaba. Por eso Justino consideraba a los filósofos del pasado como cristianos, aunque ellos mismos no se hubieran considerado como tales. Así, Justino creo un puente entre el mundo pagano y el cristianismo. Este puente consistía en que todo lo bueno en el mundo, esta ahí, porque Dios o el Logos lo puso ahí.

Pero este concepto del Logos fue mas allá. En su primera obra, La Primera Defensa, que fue dedicada al emperador Antoninus Pius, Justino acerta de que el Logos ha estado siempre en el mundo, desde el principio, y que aquellos que vivieron conforme al Logos, fueron cristianos. Así que la venida de Jesucristo, no fue a darnos una revelación nueva, mas bien, la total revelación pues Jesús es el Logos encarnado. En su segunda obra, Segunda Defensa, fue escrita por la indignación de Justino a la persecución de cristianos. Dentro de esa obra, también se encuentra El Dialogo con Trifo, un judío a quien quería convertirlo.

Podemos ver, entonces, que Justino uso la filosofía y el conocimiento que tenia, para defender la fe cristiana de todo frente que quería desprestigiarla. Su conocimiento, lejos de envanecerlo, lo uso para ser una herramienta de bendición a otros. Nos mostro que el conocimiento filosófico secular, lejos de ser un impedimento al cristiano, se puede convertir en un arma poderosa para defender la fe.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: