Inicio > Blog > HEREJÍAS EN LA IGLESIA PRIMITIVA. INTRO

HEREJÍAS EN LA IGLESIA PRIMITIVA. INTRO

La herejía siempre ha estado con nosotros. No fue algo que apareció hasta el segundo siglo con los Gnósticos o Marcionistas, pero ya estaba presente en los tiempos de Pablo, cf. I Cor. 11:19. Pablo vuelve a usar una palabra similar en Gálatas 5:20-dichostasiai- disensión. Tanto la herejía como la disensión son frutos de la carne.

Aunque la herejía por general es el resultado de la carne, en muchos casos, como con los Donatistas, las herejías surgen por la preocupación de algunos de mantener la pureza de la Iglesia. Esto suena como una contradicción, pero en esos casos, vemos que los que promueven esa clase de herejías, no piensan en las repercusiones practicas de sus conclusiones, como tampoco en los errores doctrinales que surgen por no tomar toda la Biblia en cuenta en su análisis de la situación o doctrina en cuestión. Nunca un hereje piensa que esta haciendo algo malo, sino que según el o ella, esta mejorando lo que se percibe que esta errado.

El estudio de las herejías confrontadas por la Iglesia primitiva nos enseña muchas cosas. Entre ellas, que los herejías propagadas por los Testigos de Jehová, Mormones, Creciendo en Gracia y otros, no son revelaciones dadas a sus lideres, sino que son herejías propuestas por personas cientos, y en algunos casos, miles de años atrás. Por lo tanto, el darnos cuenta de los orígenes de las creencias que estas personas proclaman, nos equipa mejor para confrontar estas versionas modernas  de herejías antiguas.

Pero debemos tener cuidado de que en el afán de mantener una creencia correcta, o ortodoxa, no nos tornemos en cazadores de brujas. Tenemos que tratar de hacer aquellos que han abrazado tan dañinas creencias  al redil, Judas 22-23. Como dice Judas, tenemos que tener cuidado, puesto que lo que estas personas profesan, no son meramente opiniones diferentes, si no como Pedro les llama, “herejías destructivas”, 2 Pedro 2:1. Es muy difícil para el mundo comprender la actitud que debemos de tener frente a personas que una y otra ves insisten en introducir herejías en la congregación. En Tito 3:10, la palabra que se define como “al que causa divisiones” es “herético” en Griego. “Después de dos amonestaciones, se debe de evitar”, que también se puede traducir como “rechazar”. Ósea, no se debe de dar cabida a tales personas.

Existen dos extremos que se deben de evitar, pero que son muy comunes el día de hoy. Uno de ellos es la híper-ortodoxia.  La definición de la hyperortodoxia es la defensa de la ortodoxia por cualquier medio. Un ejemplo de la híper-ortodoxia es lo que se conoce como la coma Juanina en 1 Juan 5:7. La frase “y estos 3 son uno” no se encuentra en ningún manuscrito ante del siglo 9. En el deseo de salvaguardar la doctrina de la trinidad, un monje agrego la frase a su manuscrito, que por ser de sentido trinitario, llego a ser parte de la Vulgata de los tiempos Medievales, y por ello encontramos la coma Juanina en la Reina Valera.

Algo similar pasa con la Nueva Perspectiva de Pablo (NPP). Muchos en el campo Reformado se han opuesto tenazmente en contra de esta interpretación de lo que la justificación significa. No se niega que algunos eruditos quieren deshacerse del concepto de la justificación, que desde la Reforma se entiende que no hay nada que podamos hacer por nosotros mismos para ser aceptados por Dios. Pero por otro lado, los que atacan la NPP no toman en cuenta que Pablo en Gálatas usa el concepto de la justificación como la base por la cual todos tenemos acceso a la mesa de Comunión o Santa Cena. La híper-ortodoxia pretende “encajonar” el concepto de la justificación tal y como se conceptuó en la Reforma, y no desea saber otras aplicaciones de cómo Pablo uso tal palabra en diferentes situaciones. Esto, para mi, nos lleva al peligro de tener un “magisterio Protestante”, y de elevar a la Reforma a una posición de revelación absoluta, y no se deja que el Espíritu Santo siga hablando a la Iglesia el día de hoy, aplicando la palabra a las necesidades actuales, tal y como sucedió en la Reforma.

El otro extremo es totalmente opuesto a la híper-ortodoxia. Esta es la hupo-ortodoxia,que pretende diluir las doctrinas bíblicas lo mas posible para poder hacer lo que se desea, e.g. ordenación de mujeres, ordenación de homosexuales, excusas para ir a guerra, el pluralismo religioso de hoy, etc. Un ejemplo de esto es el énfasis de algunos cristianos en apuntar que el dios de los musulmanes, Alá, es el mismo Dios que nosotros los cristianos seguimos. Esto no es tomar en cuenta que en Cristo, tenemos la revelación mas grande de Dios, como vemos en Mateo 28:19, donde Cristo nos revela a un Dios Trino.

Espero que en este estudio, podamos llegar a comprender entonces, porque debemos de mantenernos firmes ante las herejías que como olas en contra de la roca, pegan una y otra ves a la iglesia. También espero que aprendamos y atesoremos de cómo el Espíritu Santo a guiado a la iglesia atreves de los siglos en no sucumbir ante las herejías, mas bien, desenmascararlas y poder así relucir la verdad del evangelio para la Gloria de Dios.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: